jueves, 28 de abril de 2016

¿QUÉ HACER PARA RE/MONUMENTALIZAR EL DES/MONUMENTALIZADO MONUMENTO AL GENERAL SCHNEIDER?


Lo de ayer fue una broma. En verdad, el ministro de ceremonias no tiene ningún peso para realizar una inspección de obras.  No es que no esté en sus atribuciones, porque él se acostumbra a atribuirse funciones que no le corresponden. Sino que nadie lo pesca en estas cuestiones, porque tiene tejado de vidrio en las cuestiones patrimoniales. Por otro lado, es tal el embrollo que tiene con los funcionarios del CNM que no se va a arriesgar a usurpar funciones, como lo ha hecho en la dirección de museos de la DIBAM.  Así las cosas, el destino de todo estudio acerca del estado actual de la escultura de Carlos Ortúzar no tendrá curso, a menos que la SOECH (Sociedad de Escultores de Chile), por ejemplo, plantee algunas exigencias para que una comisión especial visite el lugar y constate su estado de conservación.  Está claro que por el lado de Camilo Yáñez y de Gaspar Galaz esto no tendrá ningún efecto, porque no están disponibles para ninguna acción irresponsable, que implique perturbar la indolencia pragmática de los operadores especializados en arte público. Es el momento de que Rivera, por ejemplo, solicite a sus contactos extranjeros que eleven una carta de protesta. Y que los coleccionistas de obras de Carlos Ortúzar eleven una solicitud ante  quien corresponda, para preservar este hito que, en definitiva, garantiza por contigüidad elaborada, el valor de sus propias adquisiciones.  En fin. Hay que hacer algo. ¿No?

La iniciativa de trasladar el monumento a la explanada del Museo de la Memoria, sostenido por algunas personalidades que han sido consultadas, pareciera ser una solución que pondría en relevancia dicha obra, ya que le proporcionaría un espacio de amplitud suficiente, en relación a lo que este monumento podía disponer en los años de su elevación.  Preservar la memoria es también preservar sus monumentos más emblemáticos en la ciudad. ¿Verdad? Porque, dejémonos de cosas, las fotos que subí ayer no le hacen ningún favor a las tentativas de conservación-restitutiva. El “chupete helado” resulta evidente en su inestable erección, entre masas de mala arquitectura. ¿Qué tal?

Se me ocurre, simplemente, reproducir la fotografía en blanco y negro que aparece en Chile Arte Actual (Galaz/Ivelic, 1988), a título de homenaje.  Al menos, es el estado de la obra en 1988. Se nota que ya presenta ciertos grados de merma en las junturas de las placas.  Agrego la fotografía del  único texto que en ese momento fue publicado al respecto.  No había otra manera de hablar de ese monumento. Y me parece que fue un cierto acto de disidencia, el solo hecho de relevar su existencia. 







Hoy día, no hay disidencia posible. El monumento ha quedado des/monumentalizado por el “desarrollo urbano”.  Al fin y al cabo,  el nuevo carácter de “lo público” disolvió toda la “simbología” del acontecimiento escultórico, que sin embargo permanece como una incisión sobre la conciencia de quienes fueron cómplices implícitos (y explícitos)  de la muerte del general.  Para eso sirven los monumentos: para que ciertas “memorias” persistan como indicios  percutores que impiden el “olvido”, a pesar-de-todo.

Entonces, ¿qué hacer, para re/monumentalizar esta escultura, formalmente datada y que corresponde a un debate artístico perimido, que apenas logró levantarse como alternativa de desarrollo de un campo ya precarizado.

1 comentario:

  1. Gracias !!!
    Nos haremos cargo.
    Saludos

    Laura Quezada
    Presidenta Soech

    ResponderEliminar